Este fin de semana Renault obtuvo otro buen resultado, a pesar de los problemas que vivieron en la jornada del viernes durante los entrenamientos libres.

Con una séptima posición en España, Renault consiguió 6 puntos importantes para su casillero. El piloto madrileño de Renault, Carlos Sainz, valora positivamente el fin de semana, y asegura que ha cumplido delante de la afición. "Ha sido una carrera al ataque al principio y luego ya conservando", comenzaba diciendo. Sin embargo, en las últimas vueltas, dio un susto a la afición cuando decía por radio: "Engine, engine", creyendo que tenía problemas de motor a la vez que se veía una clara pérdida de potencia. Al terminar la carrera confirmó que se trataba de un problema con la gasolina, se cortaba el motor a la salida de la curva 3 y tenía que ir levantando.

A pesar de los problemas, Sainz está satisfecho con su resultado y con la forma en la que le han dado la vuelta al fin de semana. "Hemos conseguido este resultado, que es muy positivo", añadió. La carrera del madrileño también ha dejado la batalla en la pista con Ericsson, piloto al que ha tenido delante durante una gran parte del Gran Premio. En una ocasión, Sainz intentó adelantarle, poniéndose rueda a rueda, ya que el de Sauber se defendió de forma agresiva. "No era fundamental pasarle, porque era difícil cogerle, sabíamos que tenía que parar. Lo he intentado dos o tres veces pero no llegaba casi ni a ponerme en paralelo con él", añadió. Además, asegura que prefería no arriesgar, ya que no era vital para la carrera. 

Por su parte, Nico Hülkenberg tuvo una participación muy corta después de que la parte trasera de su R.S.18 fuera golpeada por el piloto Romain Grosjean, mientras giraba accidentado. El hecho hizo que ambos salieran fuera de la pista, en la primera vuelta.